Inicio " Foros " Consejos de Marketing para tu negocio " ¿Qué es el modelo AIDA y cómo aplicarlo en marketing?

  • ¿Qué es el modelo AIDA y cómo aplicarlo en marketing?

  • Belén Berkeley (ElCampus360)

    Administrador
    04/10/2021 en 4:01 PM

    Dentro del marketing digital podemos encontrar diferentes estrategias que ayudan a las empresas a alcanzar sus objetivos.

    Una de las más famosas y eficaces a la hora de generar ventas u otro tipo de conversiones es el modelo AIDA.

    A través de esta técnica, aquellos que tienen una tienda online en activo pretenden llevar al usuario por un camino que va desde captar su atención hasta la conversión final.

    ✅ Este método les ayuda vender más con su negocio. Cosa que tú ya podrías estar haciendo si, al igual que ellos, te hubieras lanzado a hacer realidad tu proyecto.

    En este post te contamos qué es el modelo AIDA y cómo lo puedes aplicar a tu estrategia de marketing digital.

    ¿Qué es el modelo AIDA en marketing?

    ¿Cómo funciona el método o modelo AIDA?

    ¿Cómo aplicar el método AIDA en marketing digital?

    Ejemplos del método AIDA

    >>¿Qué es el modelo AIDA en marketing?

    Cuando hablamos del modelo AIDA en marketing, nos estamos refiriendo a las diferentes fases por las que pasa el usuario desde que descubre un producto o servicio hasta que finalmente lo compra.

    Según este método, para que un cliente potencial acabe realizando una compra es necesario que el mensaje que transmitas le llame la atención, le genere interés y que, posteriormente, se vaya transformando en deseo, un deseo que le impulse a la acción de compra.

    ▶️ En realidad, son estas mismas fases las que componen el acrónimo AIDA:

    A = Atención
    I = Interés
    D = Deseo
    A = Acción

    ¿Qué es el modelo AIDA en marketing?
    Este proceso es tan simple como importante, ya que, si tu mensaje no capta la atención, difícilmente podrá generar interés y más complicado todavía, causarle el deseo suficiente para que acabe realizando la acción deseada.

    Ya sea realizar una compra, suscribirse a una newsletter o acceder a un sitio web. En definitiva, cualquier acción que reporte una conversión para la marca.

    ¿Cómo funciona el método o modelo AIDA?
    El funcionamiento del modelo AIDA en publicidad es muy sencillo, básicamente tienes que saber traducir los beneficios que tiene tu producto o servicio al lenguaje de las necesidades de tu público objetivo y aplicarlo a tu estrategia de comunicación.

    Cuando tengas claro quién es tu buyer persona y vayas a elaborar tu campaña, plantearte estas cuestiones puede ayudarte a cubrir las diferentes necesidades de tus clientes potenciales en cada una de las fases:

    Atención. ¿Cómo puedo impactar a mi público objetivo?

    Interés. Una vez que he conseguido captar su atención, ¿cómo puedo generarle interés? ¿De qué manera informo de mi marca?

    Deseo. ¿Qué aspectos hacen deseables a mis productos/servicios? ¿Qué los hace únicos?

    Acción. ¿Qué llamada a la acción pongo y dónde? ¿Cómo lo puedo diseñar para que sea llamativo?

    >>¿Cómo aplicar el método AIDA en marketing digital?

    El modelo AIDA lo puedes aplicar a muchas de tus estrategias digitales, como en el e-mail marketing; campañas de Google; anuncios en redes sociales como Facebook, Instagram o LinkedIn y en plataformas como YouTube, entre otras.

    Una vez que ya tienes una vista general de este método y sabes dónde lo puedes aplicar, toca profundizar en cómo lo puedes hacer en cada una de las diferentes fases.

    Atención
    El primer paso es que el usuario sepa que existes y eso se consigue llamando su atención. Aquí entra en juego la importancia de conocer a tu público objetivo, conocer sus intereses y necesidades. Si posees esta información podrás crear mensajes personalizados con los que captar su atención y acercarlos a tu marca.

    Por otro lado, si vas a lanzar campañas de Google Ads, es muy importante introducir la palabra clave, ya que, sin ella, difícilmente tu público objetivo te podrá encontrar.

    Para ello, existen plataformas como SEMrush que te permiten saber el volumen de búsqueda que tiene cada keyword y otros datos de interés, como el nivel de competencia o la dificultad de posicionar la palabra clave.

    Interés
    Una vez que has conseguido captar la atención del usuario, tienes que mantener su interés hasta que reciba el mensaje final que le quieres transmitir. ¿Cómo se consigue?

    Informándole de manera que sienta que tus productos/servicios realmente solucionaran su problema, satisfaciendo así sus necesidades.

    Es importante cumplir con las expectativas que has generado en la fase anterior y el hecho de superarlas supondrá un gran punto a tu favor.

    Con esto queremos decir, simplemente que si para captar la atención has lanzado en la primera etapa una pregunta tipo “¿conoces los beneficios de…?” en esta nueva fase tienes que responder a esa cuestión aportando información de valor al usuario.

    En esta segunda etapa, puedes implementar técnicas de persuasión que causen intriga y lleven al usuario a querer saber más acerca de tu marca y lo que ofreces.

    Utilizando estas técnicas, no solo generas más interés, sino que también le abres el camino hacia la siguiente fase.

    Deseo. Por mucho que hayas conseguido en las etapas anteriores, todavía no tienes asegurado que el usuario vaya a finalizar el proceso. Te falta algo clave: crear deseo.

    Si logras que tu cliente potencial sienta el deseo de conocer tu producto/servicio, las probabilidades de que llegue a la última fase serán mucho mayores.

    Para conseguirlo tienes que demostrar que lo que ofreces es la mejor opción para que el usuario cubra su necesidad. ¿Cómo lo puedes hacer? Aportándole información que agregue valor a tu marca y la haga única, por ejemplo, testimonios de clientes; casos de éxito; beneficios de tu producto/servicio o cualquier otra aportación que genere confianza a tus clientes potenciales.

    Una vez que ha identificado que tu marca puede aportarle valor, el usuario ya está preparado para pasar a la acción y aproximarse a la transacción final.

    Acción. Cuando el usuario ya siente el deseo de conocerte más y saber exactamente qué le puedes ofrecer, llega el momento de la llamada a la acción, conocida también como CTA (Call to Action).

    Una CTA no es más que un botón que lleva al usuario hacia la página donde finalmente realizará la venta o conversión.

    Para que el cliente potencial acabe haciendo clic es importante que la CTA sea lo más atractiva posible y esté bien ubicada, es decir, que el usuario la pueda visualizar fácilmente.

    Para que la llamada a la acción resulte más apetitosa, te recomendamos incorporar mensajes persuasivos que empujen al usuario a la acción.

    Un buen ejemplo es el caso de Disney+ que incorpora a sus CTA palabras tan suculentas como GRATIS y AHORRAR.

    Existen muchos ejemplos en los que puedes aplicar el modelo AIDA en publicidad, en este apartado ponemos el foco a dos casos aplicados a Facebook Ads y Video marketing.

    ¡Veamos cómo funcionan!

    Facebook Ads

    Atención. Lo primero que vemos en este ejemplo de Facebook Ads es un descuento, un concepto que equivale a ahorro, aspecto que valoramos mucho en un producto.

    Después, nos aparece que, con este servicio, en este caso un curso online, podremos “dominar como un profesional” la plataforma de Instagram.
    Interés.

    Una vez que ha logrado captar nuestra atención ofreciéndonos un descuento y una mejora de nuestra habilidad con la red social, nos explica que aprenderemos trucos de la mano de una fotógrafa, es decir, de una profesional del sector, cosa que nos aporta confianza.
    Deseo. Ya tenemos claro que con este curso online podremos aprender a dominar Instagram de manera profesional a un módico precio.

    Llegados a este punto y para crear deseo, Domestika recurre a generar una urgencia al usuario. Cuando la oferta ha despertado nuestro interés y vemos que el curso estará disponible “solo durante esta semana”, nos empuja a tirarnos de cabeza a por ella y no perder esta oportunidad única.
    Acción. Ahora que ya estamos dispuestos a acceder a la oferta, la empresa nos ofrece la posibilidad de acceder directamente a la plataforma y comprar el curso, finalizando así el proceso.

    Video marketing

    Atención. El anuncio comienza con una persona que se dirige directamente a nosotros y hace referencia a un estado emocional, como es el agobio, y que muchos habremos sufrido en algún momento de nuestra vida.

    Interés. A continuación, el protagonista despierta nuestro interés narrándonos un problema tan cotidiano como el hecho de estar pagando de más por un servicio, consiguiendo así que empaticemos con él y, a la vez, conectemos con la marca.

    Deseo. Aquí nos cuentan cómo solucionar nuestro problema, ofreciéndonos los mismos servicios que nuestra aseguradora tradicional, pero por menos dinero.

    Acción. Finalmente, en la llamada a la acción nos facilitan el número de teléfono para contactar con la empresa y cierra el video con un mensaje atractivo y persuasivo como es “¡Vamos, Mútuate!”

    Aún siendo un anuncio de apenas unos segundos, ha conseguido llamar nuestra atención, captar nuestro interés y empatizar con el mensaje, ofrecer una solución y guiarnos hasta el final del proceso.

    Como vemos, aplicar el modelo AIDA a tu estrategia digital te ayudará a incrementar tus conversiones, ya que saber captar la atención, generar interés y transformarlo en deseo es fundamental para que el usuario acabe finalizando con éxito el proceso de compra.

    Además, y tal como has podido ver, lo puedes adaptar a diferentes canales, lo que te brinda la posibilidad de llegar a un gran número de clientes potenciales.



Visualización de 1 de 1 respuestas

Post Original
0 de 0 puestos De junio de 2018
Ahora