Mariló Sánchez Fuentes
¿Tienes una idea? ¿Tu empresa necesita crecer? ¿Necesitas financiación?
Pros y contras del teletrabajo - Alfredo Fernández - ElCampus360

Pros y contras del teletrabajo – Alfredo Fernández Mentor ElCampus360

El teletrabajo, o trabajo alejado de la oficina utilizando las nuevas tecnologías de la información, tenía una presencia muy escasa en nuestro país hasta que llego el confinamiento obligatorio y nos obligó a embarcarnos en este nuevo entorno profesional, que tiene indudables ventajas y algún que otro defecto.

Desde mi punto de vista, las ventajas para los trabajadores son innegables;

  • Mejores posibilidades de conciliación
  • Ahorros en desplazamientos, tanto en tiempo como en gasto
  • Más flexibilidad horaria y geográfica
  • Mayor eficiencia al evitar interrupciones de compañeros y tener más tranquilidad
  • Menor estrés
  • En general, mayor satisfacción y motivación, sobre todo cuando el teletrabajo es a tiempo parcial

Aunque no debemos obviar problemas que pueden surgir como el exceso de disponibilidad, el aislamiento o la tentación hacia el abandono, acabando trabajando en pijama.

Pero también podemos destacar bastantes ventajas para las empresas

  • Ahorro en costes de oficinas
  • Mayor productividad (el INE cifra entre el 5% y el 25% el aumento de productividad de los empleados que teletrabajan)
  • Mejor salud y, por tanto, disminución del absentismo
  • Mejora de su imagen medioambiental debido a la reducción de desplazamientos

Como llevo teletrabajando desde mi domicilio desde hace años y estoy encantado, puede que me falte objetividad a la hora de apreciar sus ventajas, pero creo que unas pequeñas normas pueden permitir ser lo más eficiente posible cuando se trabaja a distancia, sin que se resienta nuestra salud mental:

  • Consensua con el responsable y con carácter previo, un sistema de medición del desempeño
  • Utilizar algún programa de gestión que facilite el seguimiento del trabajo realizado
  • Acondiciona un espacio específico y hazlo confortable y ergonómico
  • Establece una rutina, con horarios prefijados, que hay que cumplir con disciplina
  • Involucra a la familia para que te ayude a cumplir dichos horarios con las menores interrupciones posibles
  • Desconecta a determinada hora fijada de antemano (casi nada es tan importante que no pueda esperar)
  • Acércate por la oficina de vez en cuando, para hablar con tu jefe o con los compañeros y así enterarte de las novedades que pudiera haber asegurándote de que te tengan presente
  • Sigue cultivando tu networking interno y externo, aunque sea en parte a distancia
  • Si se puede, es conveniente negociar el pago de los equipos de trabajo y el suministro (luz, teléfono…) para no acabar asumiendo gastos que le corresponden a la empresa

Si empiezas a teletrabajar, verás como poco a poco serás más eficiente, y el tiempo te cundirá más, aunque probablemente no sea una opción conveniente para todas las personas.

Alfredo Fernández – Mentor ElCampus360